Diagnóstico provisional

El último trimestre del 2017 muestra una hostelería en horas bajas, pero una industria en expansión

 

Maurice Obstfeld es un señor larguirucho que gasta unas enormes gafas de pasta. Es el director económico del FMI, el hombre que supervisa los diagnósticos que hace esta institución de la economía mundial y de cada país. El 10 de octubre pasado, Obstfeld presentó en Washington las previsiones semestrales del Fondo para España. Dijo entonces dos cosas. Una, que las tensiones económicas derivadas del conflicto catalán podían contagiar a otros países y mencionó expresamente Portugal. Y dos, que España y Catalunya debían negociar para resolver esas tensiones.
Aquel mismo día, sólo unas horas después de la conferencia de Obstfeld, Carles Puigdemont intervenía en Barcelona ante el Parlament de Catalunya con un discurso en el que declaraba y suspendía la república en el intervalo de unos minutos. No era realmente el mejor día para que el mensaje del Fondo fuera bien recibido en Madrid. El FMI no es la hermanita de los pobres. Es una institución que recomienda y obliga a aplicar recetas de ajuste de difícil digestión para los gobiernos porque suelen ser impopulares. Pero esta vez el FMI no proponía ningún sacrificio. Lo que provocó la irritación de las autoridades españolas fue que utilizara el verbo “negociar” -un término que está en el lenguaje habitual de la institución y que llevaba implícita la sugerencia de negociación entre las partes. Y eso no era aceptable. Cuando al día siguiente los periodistas le pidieron Obstfeld que concretara sus comentarios, el también exprofesor de Berkeley no abrió la boca.
Obstfeld no ha vuelto a hablar de “Catalonia” hasta esta semana. Lo hizo el pasado lunes, cuando presentó en Davos las últimas previsiones en las horas previas a la apertura del foro. Esta vez el tono fue ya muy distinto: habló de tensiones en Catalunya y añadió inmediatamente la coletilla de “asunto interno”. Pero no cambió de diagnóstico. En octubre, el FMI había advertido de los riesgos del conflicto para la economía. Esta semana, con una opinión pública de nuevo en alerta por la febril actividad de Puigdemont, utilizó la crisis política catalana como justificante de que España haya sido la única gran economía europea que no ha visto aumentada su previsión de crecimiento. La cuestión catalana, en suma, persigue a la economía española como una mancha…
El diagnóstico del FMI no aclara tampoco muchas cosas. Desde que se iniciara la crisis catalana, las instituciones de prospectiva no han cesado de aventurar escenarios de impacto. Del Banco de España a Funcas, del BBVA a la Airef. En un primer momento con vaticinios de recesión para el 2018. Después, con pronósticos mucho más suaves e incluso alguno (la Airef) de cariz positivo. Los hoteleros, esta semana, han dibujado un panorama muy sombrío para Barcelona en el último trimestre del 2017. Pero la Encuesta de Población Activa (la EPA) ha revelado un impacto mínimo de la crisis en el empleo. Gracias a la industria, que crea puestos de trabajo y va como un tiro. El impacto de la crisis catalana en la economía carece todavía de diagnóstico definitivo.

(Publicado en La Vanguardia el 27 de enero de 2018)

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s