Sobreactuar con la EMA

¿Tenía Barcelona opciones para llevarse la Agencia Europea del Medicamento? Lo verosímil es pensar que no

 

La primera vez, hace un año, que pregunté por las opciones de traer la Agencia Europea del Medicamento (EMA) a Barcelona al primer ejecutivo de un grupo farmacéutico catalán, que acababa de pasar meses en el exterior buscando adquisiciones, pegó un bufido. “Eso está complicado. Fuera son muy buenos y nosotros estamos bien pero somos pequeños”. Hace sólo dos semanas, a la misma pregunta, obtuve otra respuesta de un expresidente de grupo farmacéutico: “Lo teníamos bien, pero ahora…”.
¿Ha sido factible alguna vez traer la EMA a Barcelona? El sector farmacéutico y sanitario siempre ha dado respuestas ambiguas… Estaba el buen clima, una buena red de hospitales y centros de investigación y un tejido empresarial mediano. Pero siempre quedaba la duda de si detrás de tanta convicción no había mucha complacencia. Tenías siempre la percepción que el interlocutor lo daba por hecho porque Barcelona llevaba años en racha y era capaz de ganar la EMA y lo que le pusieran por delante al margen de sus méritos reales.
Después estaba la política. Los políticos siempre habían dicho que la EMA estaba a tiro. Pero la candidatura común de las administraciones ha sido un asunto complejo cuanto más avanzaba el conflicto político en Catalunya. Cosmética de mínimos y, en los últimos días, un pulso del Gobierno de Madrid para dominar el relato y hacer saber que salvaría la candidatura del caos. ¿Ha sido así? Es obvio que no. Entre las posibles razones, por la demostrada debilidad de España para hacerse oír y ganar cuotas de representación en el entorno europeo.
El traslado de las dos agencias europeas desalojadas de Londres por el Brexit ha sido consecuencia de una pugna geopolítica con aires de Eurovision. Francia se ha llevado la EBA porque una Alemania en impasse político ha tenido que aceptar un mapa de las finanzas más repartido. Y la EMA se ha ido a Amsterdam porque también era la opción preferida por el staff de la agencia y la ciudad mejor conectada (Schiphol está a 15 minutos del centro).
En este contexto Barcelona nos podía parecer la joya del Sur, para ponernos cursis. Pero ahora retengan la secuencia de acontecimientos de los últimos cuatro meses: colapsos en el aeropuerto; atentado en la Rambla con una opinión publicada que dudaba de la capacidad policial; voluntad declarada de proclamación de la independencia; referéndum y represión del Estado; fuga de grandes empresas, cárcel para medio gobierno de la Generalitat y la otra mitad en Bruselas… No, realmente Barcelona tenía pocas opciones de llevarse la EMA.
Con las elecciones del 21-D en el horizonte, debe ser difícil no buscar cabezas de turco a las que endosar lo ocurrido. Pero más valdría no exagerar y dejar de hacer ruido. Barcelona ha tenido tres décadas de transformación globalmente positiva. Pero se acumulan los síntomas que indican que estamos en un final de etapa. Estas transiciones llevan tiempo. Y hoy no sabemos dónde estamos, cuáles son nuestra fuerzas reales ni tampoco la dirección que tomará el cambio. Menos sobreactuar pues y más cautela.
 Publicado en La Vanguardia el 25 de noviembre de 2017
Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s