Revolución cultural

Sobre el rescate europeo del Banco Popular
Europa existe. La inercia y la rutina impiden percibir los cambios que se producen a nuestro alrededor. Pero en ocasiones, Europa fuerza la máquina y se materializa. Para indicar dónde está la soberanía. Quién manda. Pudo verse ayer con el rescate del Banco Popular, sobre cuyo desenlace, según cuentan que decía Luis de Guindos, ministro de Economía y Finanzas, las instituciones españolas no han tenido nada que ver. “Ya no tenemos inspectores”.
El 7 de junio del 2017, por primera vez en la historia de la banca de los países del Sur de Europa (Chipre aparte) un banco fue rescatado sin que los costes de la operación hayan sido sufragados por los contribuyentes. Son los accionistas y tenedores de bonos de la entidad financiera los que pagarán el coste de la operación. Ellos, que perderán todo lo invertido, y el comprador, el Banco Santander.
La Junta Única de Resolución, el organismo creado en el contexto de la Unión Bancaria Europea, entró ayer en la edad adulta al aplicar la fórmula de rescate bancario que siempre ha predicado: sin ayudas públicas. No habrá trajes a medida para nadie. Y es de suponer que esa política será también aplicable para los bancos italianos con problemas. ¿Se hubiera resuelto la crisis del Banco Popular de otro modo en el caso de que la hubieran organizado las instituciones reguladoras españolas? Quién sabe. Perder lo invertido es muy duro. Y sólo los que se sientan perdedores en este rescate querrán imaginar que pudo haber sido de otro modo. Ahora sólo les quedan los tribunales.
Una última ironía. El Banco Popular ha sido durante su existencia el mayor representante en las finanzas del Opus Dei. Sus miembros han controlado la gestión y el consejo de la entidad financiera desde los años cuarenta del pasado siglo hasta hace unas semanas. Tiene su cosa, pues, que haya sido el norte protestante y calvinista, inspirado en una lectura de la autorresponsabilidad más estricta, el que haya determinado cómo tenía que morir el banco más católico nacido en el Sur del continente.
¡Si Luis Valls Taberner levantara la cabeza!
(Publicado en La Vanguardia el 7 de junio del 2017)
Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s