La baguette de Le Pen

El comercio es también el paisaje diario, y a menudo el mejor reflejo de los cambios por venir, también políticos 

 

Los pueblos y ciudades de la Francia verdadera tienen siempre una catedral gótica con gárgolas. La catedral suele estar al lado de una plaza y en ella no falta nunca el café en el que tomar el sol en invierno y desayunar un buen croissant, el horno donde venden las mejores baguettes del mundo, la carnicería y un bistrot para tomarse un vino y un pedazo de queso.
La ciudad francesa de provincias es muy diferente de los pueblos del interior americano. No hay croissants, ni tampoco baguet­tes. No tienen una plaza central, pero sí una calle larguísima, Main Street, que los atraviesa de una punta a otra. Es donde están todas las tiendas y se hacen los desfiles de los soldados cuando vuelven de la guerra. En la ciudad francesa, los días de mercado los agricultores de los alrededores llenan la plaza con su ganado. En la ciudad americana, son los agricultores los que se acercan al pueblo el fin de semana para comprar.
Las ciudades de toda la vida en Francia y Estados Unidos son diferentes. Lo son sus edificios, sus comercios. Pero en el fondo son muy parecidas porque son dos realidades de un mismo pasado idealizado. La primera en caer fue la Main Street americana, cuando los comercios empezaron a cerrar en los años cincuenta y sesenta por la expansión de los grandes almacenes. Después, con la crisis de los ochenta, cuando el empleo se fue a China, los trabajadores desertaron de la Main Street. En Francia, con un mundo rural más protegido, el fenómeno se demoró. Pero en los últimos diez años se ha producido el cierre continuado de tiendas en el centro de los pueblos y el desplazamiento de las compras a las periferias.
Cuando Marine Le Pen habla de proteger la identidad francesa, la “francitude”, se hace también eco de la angustia con que mucha gente vive la desertificación de los centros históricos de la Francia de provincias. Y cuando Donald Trump habla de hacer revivir la Main Street, lo que hace es utilizar un símbolo que siempre ha representado los valores de la América tradicional, la de los pequeños contra los grandes. Main Street contra Wall Street.
La añoranza por un pasado que siempre pensamos que fue mejor es un arma política mortífera. Y los populismos son hábiles utilizando esos malentendidos. Todos esos comercios, todos esos negocios, cerraron porque a los propietarios no les salían las cuentas, superados por fórmulas comerciales más competitivas. Dejaron de ser eficientes. La ironía de esta historia está en descubrir ahora que allí donde el pequeño comercio encuentra mejores perspectivas es en el turismo (la conversión de los centros históricos en parques temáticos) y en los barrios más acomodados y exclusivos (que es donde el cliente no piensa tanto en el precio).
Pero que la economía tenga una lógica implacable no tiene que hacer perder de vista la importancia que tiene el comercio en el paisaje de la gente. Y que su desaparición implica, en parte, la desaparición del mundo como la gente lo vive y lo conoce. Ahora que acaba de empezar el terremoto digital, habrá que tenerlo en cuenta.

 

(Publicado en La Vanguardia el 29 de abril del 2017)

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s