Barcelona no es Detroit

La ciudad ha reconducido con éxito el paso de se la industria al turismo, pero  al precio de una menor cohesión social

 

En el 2007, las clases medias representaban el 58,5% de la población de Barcelona. En el 2016, este porcentaje había bajado al 44,1%, según el Ayuntamiento. En paralelo, en este mismo tiempo, las clases bajas casi han doblado su peso, al pasar del 21,7% al 39,2% del total. Como el porcentaje de clases altas ha quedado inalterado, lo razonable es pensar que el aumento en la clase baja es el resultado de la degradación de las condiciones de vida de las antiguas clases medias.
De hecho, los datos no son radicalmente nuevos. Los porcentajes son casi idénticos a los de hace cuatro años. Lo que es nuevo es la percepción de que esos cambios pueden ser estructurales. Que están aquí para quedarse. Hace tres años tampoco estaba tan extendido el temor al declive de las clases medias. Ahora, los datos definen el “momento” que vive la ciudad. En 1992 Barcelona era muy poco conocida fuera. Hoy la conoce todo el mundo que la puede conocer. Entonces era una ciudad que los intelectuales del maragallismo exhibían como urbanísticamente equilibrada y socialmente cohesionada. Una ciudad de clases medias.
Desde hace tres años, Barcelona ya no es una ciudad de clases medias. O lo es tanto como de clases bajas. Una ciudad en la que mucha gente gana salarios bajos. Lo ha sido con Xavier Trias de alcalde. Lo es ahora con Ada Colau. Y lo es porque ha cambiado el escenario en que se mueve la política local. En 1992, los que pensaban la ciudad creían que la dominaban, que la hacían funcionar. Un mercado cerrado en el que actuar. Hoy la ciudad es más global y la política local ya no la controla con tanta facilidad.
La ciudad ha cambiado porque ha cambiado su economía. Podía haber sido peor. Hay ciudades que han dejado de ser industriales para ser un páramo. Como Detroit. En 1992 Barcelona era un mix de industria y servicios. Pero las fuerzas que la modelan la llevaron hacia el turismo. También hacia los servicios profesionales o el mundo de la salud. Pero sobre todo hacia el turismo. En aquellos años, un geógrafo y consultor espabilado, Richard Florida, teorizaba esa opción como salida a la crisis para muchas ciudades americanas. El futuro, decía, es de las élites, las élites creativas. El turismo, la cultura, el diseño, la cocina…
No todo el mundo pensaba igual en Estados Unidos. Joel Kotkin era el anti-Florida, un sociólogo y urbanista socialmente conservador que teorizaba lo contrario. Decía que lo que hace las ciudades no son las élites creativas, sino las clases medias y las familias. Y que el turismo no paga buenos salarios, como sí lo hace la industria. En según qué cosas, Kotkin tenía razón.
¿Pudo haber ido de otra manera en todos estos años? ¿Podía Barcelona haber evolucionado hacia un modelo de crecimiento, más equilibrado? No lo sabremos nunca. Pero una cosa debe quedar clara: la ciudad creativa, la ciudad más hipster del Mediterráneo, es también una ciudad de bajos salarios. A veces la globalización crea sus propios espejismos. Uno de ellos es pensar que puedes controlar sus efectos. Pero no es exactamente verdad. Las cosas siempre tienen un precio.

 

(Publicado en La Vanguardia el 14 de enero del 2017)

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s