Aventuras bajo control

La industria recupera el sentido del viaje como aventura, convertida ahora en “experiencia” programada

El viaje es un sucedáneo de la revolución. Eso lo escribió alguien en los tiempos de los grandes viajeros. En los años en los que gente acomodada como Bruce Chatwin o Robert Byron se perdía en rincones lejanos, les cambiaba la perspectiva de la vida y volvían, a menudo, con un proyecto de libro bajo el brazo.
Con la llegada de la sociedad de masas, el viaje se democratizó. Pero se convirtió en algo muy diferente. Nada de aventuras. Viajar era meter a la gente en autobuses (después también en cruceros), organizarles paradas más o menos cortas frente a monumentos a los que fotografiar (más tarde hacerse selfies) y darles a probar el fast food local. Como opción más arriesgada, la posibilidad de montarse en camello y avistar unas dunas…
Viajar (que no es lo mismo que hacer vacaciones) ha sido de las pocas cosas a las que las clases medias no han renunciado durante la crisis. Ahora que se conocen las previsiones de gasto para estas próximas fiestas de Navidad, se sabe ya que la gente gastará más o menos lo mismo en regalos y algo más en alimentación, pero bastante más en viajar. De ese sueño, el del viaje que igual te cambia la vida, se alimenta el turismo, sector que ha demostrado una gran capacidad de crecimiento en las últimas décadas.
Y en pleno auge del turismo ha reaparecido el deseo de aventura. Aunque ahora sea mucho más modesta y se la llame “experiencia”. La gente viaja, quiere conocer ciudades o países. Y quiere vivir “nuevas experiencias”. Pero dado que no quedan mundos por descubrir (y los que en algún momento lo parecían, como Islandia, amenazan con quedar obsoletos por saturación), siempre existe el recurso de ir adónde van todos, pero verlo de otra manera. Pensar que ves el mundo no como turista, sino como lo ven los locales (como dice la publicidad de Airbnb).
El descubrimiento ya no queda en manos del grupo o de la pareja que se pierde en Amsterdam o en Berlín guía en mano a la búsqueda de barrios poco frecuentados. Es la propia industria la que lo ofrece. Amparada en la eclosión de la economía colaborativa (en realidad economía informal camuflada), llega ya la eclosión de toda clase de propuestas. Hoy ya no se viene a Barcelona para “ver” la ciudad. Se la recorre en bicicleta, se la observa desde el Tibidabo después de dos horas de senderismo. Se cena en casa de una señora del Eixample con las mejores recetas de la cocina local. Se practica el birdwatching en el Besòs o se pasa el rato en un taller de cerámica dirigido por alguien que dice haber estudiado mucho a Gaudí.
Airbnb, el gigante del alojamiento compartido ha anunciado que va a entrar a lo grande en este mundo de la “experiencia”. Y propone ya algunas tan exóticas como participar en un taller de espada de un maestro samurai o irse a la Toscana a buscar trufas, perro incluido. E incluso trabajar por la cara con una ong. Piensan en todo.
No está claro si tanta experiencia le va a cambiar la vida a alguien. De momento, lo que promete es cansarle.

 

(Publicado en La Vanguardia el 19 de noviembre del 2016)

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s