El sumo sacrificio

El Círculo de Economía pide a los partidos que dejen gobernar a la lista más votada. Todo un papelón para Pedro Sánchez 

 

Las jornadas del Círculo de Economía han estado siempre llenas de políticos. Se concibieron así. La convivencia, aunque momentánea, permitía a los empresarios interpelar directamente al legislador o al aspirante a serlo. La benignidad del clima y el escenario ayudaban. Los años institucionalizaron esas relaciones y la política fue ganando peso. Hoy Sitges es un espacio tradicional para la política. El trato personal se ha hecho menos intenso. Todo se ha profesionalizado y así lo refleja también el público: empresarios, pero también muchos consultores, profesionales… y políticos.
Este año la política lo ha dominado todo. Falta un mes para las elecciones y los candidatos se presentan en una situación límite para el sistema político español. Es decir, tras unas elecciones fallidas, seis meses perdidos y la amenaza de que el bloqueo se reproduzca. Están todos. Puigdemont y Junqueras, que se juegan menos pero que, con el debate sobre los impuestos, miran también al 26 J. Mariano Rajoy y Albert Rivera, llamados a configurar la mayoría más verosímil, muy cómodos con el auditorio. Pablo Iglesias y Ada Colau, la nueva izquierda en tierra extraña. ¿Extraña? Bueno, no exactamente. Pablo no convenció. Pero triunfó. Todos quieren pensar que en su interior esconde un Tsipras pragmático y adaptable.
He dejado para el final a Pedro Sánchez. En el documento elaborado por el Círculo de Economía previo al encuentro se pide una nueva forma de hacer política, más cooperativa. Y también se aboga por el sumo sacrificio: que después del 26 de junio, los partidos dejen gobernar la lista más votada. Si hay alguien que debe sentirse aludido por eso, ese es Sánchez. Es quien tendrá el papelón más complicado en la tormenta política que se avecina. Si el sistema político español está colapsado -pocos lo dudan- la primera pieza en caer será la suya. Del PSOE, el partido que ahora dirige, será el mayor dilema. Y de lo que pueda acabar decidiendo resultará la casi segura muerte del sistema de partidos tal y como lo hemos conocido hasta hoy. El fin de la historia, vaya…
El Círculo reclama la estabilidad porque teme al vacío que supondría un 26-J con un desenlace calcado al del 20-D. Aunque el escenario de fondo que dibuja tampoco es tranquilizador. En el documento se menciona cómo la globalización y la digitalización están cambiando el capitalismo a gran velocidad. Cómo crecen las desigualdades. Como esa fractura social es más profunda en España por el alto desempleo y por unas políticas fiscales y de gasto social erróneas. Para gestionar todo eso, dicen. hay que tener gobiernos sólidos.
Ayer, la cara de Pedro Sánchez parecía la de un hombre consciente de tan pesada responsabilidad. Nacida de la convicción de que va a ser él quien, de un modo u otro, abra la puerta a lo desconocido.

 

(Publicado en La Vanguardia el 28 de mayo del 2016)

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s