Un salto adelante

California, la economía que mejor anticipa el futuro del capitalismo, sube el salario mínimo a 15 dólares la hora

California está a las puertas de elevar el salario mínimo a 15 dólares la hora. No es el único estado americano que avanza en esa dirección. También Nueva York trabaja en ello. Será un camino largo. Y progresivo. La subida definitiva no llegará hasta el 2022. La simple traslación a escala europea significa 13 euros la hora. En términos mensuales de 40 horas semanales, equivale a 2080 euros, aunque esos cálculos pueden ser engañosos dada la diferencia de legislaciones.
La subida del salario mínimo se produce en un entorno especialmente favorable. La economía americana crece con mayor rapidez que la europea, y con ello, aunque lentamente, los salarios. Como la desigualdad, el salario mínimo está en la agenda de la campaña electoral. La abandera Bernie Sanders, que le disputa la candidatura demócrata a Hillary Clinton. Son gobernadores demócratas los que firmarán el alza del salario mínimo hasta los 15 dólares. Andrew Cuomo en Nueva York. Jerry Brown en California.
La subida del salario mínimo en California tiene un especial significado. Es el estado que mejor refleja cuál puede ser la economía del futuro y por ello marca tendencia. El país en el que los “barones” de Silicon Valley han generalizado la cultura de un capitalismo sin intermediarios ni regulaciones. Un entorno hostil al salario mínimo. En el otro extremo, en la base de la pirámide social californiana, se encuentra un importante sector servicios con una mano de obra mal pagada y mayoritariamente latina. Un escenario que puede no ser tan lejano para una economía como la barcelonesa, donde los servicios se expanden en torno al turismo (en muchos casos, también, con bajos salarios).
No va a ser un camino fácil. Los republicanos son hostiles a la medida. Parte de los demócratas también. Y el salario mínimo tampoco es popular entre la mayoría de los economistas. Los economistas llevan tiempo discutiendo sobre ello. Una mayoría asegura que a mayor salario mínimo, menos empleo. Pero han sido incapaces de demostrarlo. En cambio lo que sí parece cierto es que las economías occidentales tienen problemas para robustecer la demanda interna. Y que los bajos salarios mantienen la recuperación en un estado anémico.
Cuando el jueves pasado, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, presentó un descomunal déficit público del 5,2%, proyectó todas las culpas sobre las comunidades autónomas. Pero pasó por encima del “agujero” de la Seguridad Social. El Gobierno había previsto que a medida que se reactivara el mercado laboral, los nuevos empleos llenarían de cotizaciones la Seguridad Social y restablecerían el equilibrio perdido. Pero eso no es posible con empleos precarios y salarios bajos. Incrementar los salarios no sólo puede ser bueno para garantizar el crecimiento. También lo es para el pago de las pensiones futuras. Por eso, lo de California puede ser tan importante.

 

(Publicado en La Vanguardia el 2 de abril del 2016)

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s