Ciclón atmosférico

La marcha del gigante publicitario WPP, el misterio del NIF y el Congreso del Móvil

 

Los meteorólogos llaman ciclogénesis explosiva a fenómenos atmosféricos que acaban en forma de ciclón. Con las noticias ocurre a veces lo mismo. Lo que empieza como una manchita en el mapa, acaba formando una borrasca y degenera en ciclón. Vean cómo. Todo empezó el viernes 19 de febrero al trascender que WPP, el gigante publicitario, abandonaba la sede de Barcelona para trasladarse a Madrid. Ya saben: “por culpa del proceso tal y tal y tal…” Conclusión provisional: Barcelona se hunde.
Una noticia así proyecta una imagen tentadora. Uno se imagina que va a ocurrir algo parecido a lo que pasó el día en que liquidaron Lehman Brothers: centenares de empleados de WPP abandonando la sede de la compañía con los enseres personales embutidos en grandes cajas de cartón y desfilando en dirección a la estación de Sants para tomar el primer AVE en dirección a Madrid.
La sorpresa es que en la calle Bolívia (detrás de la Torre Agbar), donde estaba la sede de WPP, no hay empleados. Ni los ha habido nunca. En realidad WPP Holding es una sociedad sin personal adscrito, aunque adjudicada a un ejecutivo que, ese sí, lleva años en Madrid. WPP, también es verdad, tiene otra sociedad operativa en Madrid para centralizar algunos servicios de las empresas participadas. Son tres personas.
No hay que minimizar el desplazamiento del mundo de la publicidad de Barcelona a Madrid, donde están los grandes clientes. Pero eso ya ha ocurrido. Empezó en la década de los 80 y siguió en los 90. La realidad es que “la marcha del gigante publicitario WPP” a Madrid ha sido poco más que eso: un simple trasvase de NIF (número de identificación fiscal) de una ciudad a otra.
Pero las ciclogénesis explosivas son así. Cuando empiezan no se detienen. El 22 de febrero empezaba el MWC, el congreso mundial del móvil y lo hacía en plena huelga de metro. Un pésimo cálculo estratégico de los sindicatos del sector y un mal movimiento del actual equipo de gobierno municipal, nuevo en estas cosas. Dos días después, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, declara que piensa llevarse el MWC a Madrid porque la organización barcelonesa “es un desastre, un caos”.
Habitualmente, las grandes ciudades compiten por estos grandes eventos. Pero eso conlleva años de trabajo callado y circulación de dossieres con argumentos de un lado para otro. Pero a Cifuentes eso no le va. Ella es partidaria del crochet al hígado del contrario. Aunque lo va a tener difícil, porque si se considera el eco que ha tenido la huelga del metro en la prensa extranjera hay que constatar que ha sido prácticamente nulo.
Epílogo. Nestlé anunció jueves 25 que instala su centro digital mundial en Barcelona “por su reconocida capacidad innovadora y ecosistema tecnológico”. Los ciclones atmosféricos también tienen eso. Que tras el ruido, llega la calma.

 

(Publicado en La Vanguardia el 27 de febrero del 2016)

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s