Pero, ¿y quiénes son?

Entre el 1% más afortunado están los financieros, los grandes gestores de empresas… y los médicos

El eslogan “Somos el 99%” ha hecho fortuna en los últimos años. Nacido en los Estados Unidos (primero como blog “We are the 99%) se ha difundido en la cultura anglosajona y se ha instalado entre nosotros como contraposición al 1% en la que se concentra la mayor parte de la riqueza, es decir, la plutocracia, símbolo de la desigualdad creciente en las economías de los últimos años.
Sin embargo, ¿quién es en realidad ese 1%? ¿Qué debe hacer uno para poder aspirar a estar entre ese colectivo de afortunados? Las primeras respuestas las ofrece un estudio elaborado por el economista Oliver Denk para la OCDE, en el que ha estudiado las características sociológicas (edad, sexo, profesión, estudios) de los europeos que se encuentran en la cúspide de la riqueza a partir de sus salarios (el estudio no aborda el patrimonio y se concentra en las rentas que perciben).
Muchos de los hallazgos de Denk son previsibles. Pero otras son francamente sorprendentes. Los que están en la cúspide son claramente aquellos que ocupan altos (altísimos) cargos de gestión en el mundo de las finanzas, de las grandes empresas, de las grandes cadenas comerciales y de la distribución. Hasta aquí todo parece fácil. Pero están también los profesionales de la salud (health professionals)… En cambio, no están muy representados los profesionales de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), en apariencia los mejor formados o preparados para el futuro.
Todos ellos tienen estudios superiores (tertiary education degree) y son mayoritariamente hombres. No hay prácticamente mujeres en el club de la plutocracia (aunque sí tienen alguna probabilidad de estarlo en los países en los que hay mayor tasa de actividad femenina). La economía más “masculinizada” en la cúspide es…. Alemania. Los mejor pagados son también gente mayor. Para estar arriba hay que estar entre los 40 y 50 años (mejor todavía si está entre los 40 y los 59 años). Dese prisa, puede que ya se le haya hecho tarde…
No hay grandes diferencias entre países, pero sí detalles curiosos. Por ejemplo. Es en los países del Este de Europa donde se concentra el mayor número de jóvenes en la cúspide. Es justamente en países como Chequia, Hungría o Polonia donde hay un mayor número de personas de entre 30 y 40 años en la cima. ¿La clave? Probablemente los turbulentos años que siguieron a la caída del telón de acero y la acelerada (y movida) transición desde la economía planificada a la economía de mercado.
Ah, y una última cosa. Para llegar arriba del todo, hay que calentar bien la silla. Aunque las europeas siguen siendo unas economías con una movilidad social elevada, la permanencia en la profesión y la dedicación es importante. Menos en el centro y norte de Europa. Muchos más en los países del sur. También en España, claro.

 

(Publicado en La Vanguardia el 30 de enero del 2016)

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s