Volando voy

Sobre la “fuga” de empresas de Catalunya y la extraña jugada de Jordi Clos
Recientemente, en el seno de una multinacional que revolotea estos días Barcelona para intentar cerrar una inversión, hubo que explicarle al responsable de la decisión, lo que estaba ocurriendo aquí. El hombre tardó dos horas en digerirlo. Musitó “o sea, que otra frontera…” y se retiró a meditar. Al día siguiente llamó a los responsables locales con una sola pregunta: “Vale, vale, lo he entendido. Pero, ¿y la fiscalidad, cómo quedará?”. El capital internacional es así. Preocupan los sobresaltos. Pero tanto o más las condiciones en que se deberán desarrollar los negocios.
Barcelona, Catalunya, es objeto de inquietud cada vez que una empresa anuncia que traslada la sede social. No ocurre lo mismo en Madrid. Coca-Cola comunica que se va a Londres y todos callan. Iberia desplaza su centro de decisión a Londres al ser absorbido por IAG y todo acaba en un par de portadas coloristas. Aquí no. Catalunya lleva tres décadas comportándose como una sociedad neurótica (¿qué hacemos mal?) cada vez que una empresa dice que se va. Eso es así por razones objetivas.
Desde la década de los ochenta Madrid ha concentrado mucho poder empresarial y ha absorbido centros de decisión. La centralización empresarial ha existido. Después ha venido la competencia fiscal entre comunidades autónomas. Y ahí Catalunya ha sido víctima de un sistema de financiación perverso que la ha dejado en una situación imposible. Sin maniobra.
Pero lo que viene ahora es todavía más difícil. Y la clave está en las negociaciones que se desarrollan para formar nuevo gobierno en Catalunya. Porque una cosa es decir que uno quiere ser como Dinamarca u Holanda (ese ha sido, al menos, el discurso central del soberanismo). Y otra imaginarse que acabaremos convertidos en una especie Christiania (el barrio autogestionado de Copenhague) de tanto debatir con la CUP. Es una exageración. Pero los hay que tienen pesadillas con estas cosas.
Pedir lealtad fiscal a las empresas en este mundo global y traidor es muy complicado. Reclamarlo en medio de tanto ruido es tener mucha fe.
Dicho todo esto, el caso de Derby, el grupo hotelero de Jordi Clos, que en septiembre decidió instalar la sede social en Madrid, merece una mención especial.
Clos es el presidente del Gremio de Hoteleros. Es también el vicepresidente de Turisme de Barcelona. Es miembro (hasta diciembre) del consejo de la Fira. Clos ocupó la centralidad del sector al llenar el hueco dejado por Joan Gaspart. Está en el puente de mando de la estrategia económica de mayor éxito en la ciudad de los últimos años. ¿Seguirá haciéndolo tras el cambio? Barcelona ha sido siempre una ciudad abierta a lo que llega del exterior. A las personas y a las ideas. Ha integrado y ha reciclado. Pero quizás haya cosas que excedan toda imaginación.
A veces, de tanto abrir la puerta, uno acaba quedándose a la intemperie.
(Publicado en La Vanguardia el 21 de noviembre del 2015)
Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s