Postales rotas

Europa vive ahora la peor crisis migratoria desde 1945. Y eso la asusta porque sabe que saldrá cambiada

Conozco a gente que ha estado en Lesbos y en Kos de vacaciones. También conozco alguna que ha visitado Munich durante un par de días para ir de museos. Los primeros recuerdan las playas solitarias y el pez espada a la plancha. Los otros hablan de una ciudad burguesa, solemne. Ahora a Kos y a Lesbos no se puede ir excepto que uno esté dispuesto a ser sorprendido por familias sin techo que vagan por los caminos (los que han ido este verano dicen que duele). Y Munich, la del Deutsches Museum y el Palacio de Oranienburg recibe ahora centenares de refugiados diarios que rompen el ordenado paisaje de la ciudad.

En nuestra manera egoísta –cómoda– de ver el mundo, los europeos hemos renunciado a las vacaciones en el norte de África y nos lo pensamos dos veces antes de ir a Turquía o a Petra. Empieza a ocurrir con Europa. Hace cinco años, la aparición en las costas de Holanda del cadáver de un ahogado en Calais cuando intentaba llegar a nado a las costas de Inglaterra, habría servido de guión para una novela negra. Ahora corre el riesgo de ser normal. Este agosto, China ha asustado a los mercados financieros. Pero la peor crisis migratoria que ha sufrido el continente desde el año 1945 nos asusta a todos. Porque sabemos que va a cambiar Europa. Que no es una crisis que se resuelva en semanas o meses. Que puede durar años.

La Europa que algunos llamaban de los mercaderes, la de los sueños de juventud, la Europa desagradable de hoy, la que le dice a Grecia que se ha acabado la broma, es sin embargo el paraíso de acogida para centenares de miles de sirios (también de iraquíes y eritreos) que huyen de un mundo en escombros. Y lo que encuentran es una Europa más dividida que nunca. Entre el Este y el Oeste. Entre el Norte y el Sur. A Alemania se le reprocha el no haber asumido el papel de potencia europea que le corresponde. Cierto. Pero salvando la generosidad de Suecia, sólo Ángela Merkel parece estar a la altura. Cameron mira para otro lado. Aunque Londres (la fascinante y prohibitiva metrópoli de John Lanchester en “Capital”) es el Eldorado de los refugiados. En los países del Este han aflorado los peores fantasmas de su historia. Polonia dice que no quiere refugiados. Eslovaquia tampoco. Sobre todo si son musulmanes. Y Hungría ha sido diligente a la hora de alambrar la frontera y tiene un presidente que habla del fin de la “civilización cristiana”.

Los estados del Sur tampoco lo llevan bien. Pedirle a Grecia que asuma cuotas de refugiados parece una broma pesada. Lo es. El caso español todavía es más irritante. Nos lo hacemos solos. Tiene un paro altísimo y la extraña habilidad de crear muchos puestos de trabajo de baja calidad… que acaban siempre en manos de los inmigrantes. Lo explica Miquel Puig en su último libro “Un bon país”. Europa ha gestionado más mal que bien la crisis griega. Ha cerrado los ojos a Ucrania. Pero no podrá escapar de la crisis de los inmigrantes. Lo que llega ahora supera lo imaginable.

(Publicado en La Vanguardia el 5 de septiembre del 2015)

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s