Crevin en la Design Week

// //

Crevin fue creada en 1976. Grassoler es de 1960. Las dos son empresas jóvenes en sectores en los que ha ocurrido de todo. La primera, una empresa textil que se ha orientado hacia la tapicería de alta gama y trabaja hoy para mercados exigentes. Sus diseños se venden en los países nórdicos y se abren camino ahora en Japón y otros mercados asiáticos. Grassoler es un cliente habitual de Crevin. Cuando Jordi Dinarés y Joan Pérez plantearon presentarse en Barcelona, lo primero que pensaron fue hacerlo en la tienda que Grassoler tiene en los bajos de la Casa de les Punxes, en el Eixample de Barcelona. Eso ocurrió el miércoles.
Crevin pertenece a este tipo de empresas –familiar, de Terrassa– a las que les gusta poco hacer ruido. Han llegado al gran marketing después de pensárselo mucho. Vieron cómo sus competidores se marchaban o desaparecían. Se quedaron. Verticalizaron el proceso. Sus diseñadores se implican hoy en la hilatura, la tejeduría y el producto final. Crevin es una entre las empresas que se presentan esta semana con la excusa de la Barcelona Design Week. Pero no es una empresa de diseño. Es una empresa industrial que ha incorporado el diseño. Eso que aconsejan los manuales de innovación. Pero que, en el fondo, cuesta tanto hacer.
(Publicado en La Vanguardia el 12 de julio del 2015)
Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s