Barcelona: bajo las piedras de la ciudad tecnológica se esconde la amenaza de Renfe

En las salas de espera de algunos servicios de urgencias han instalado paneles que informan puntualmente del tiempo de espera para cada especialidad. Si usted se ha roto la tibia, sabrá que tiene tres personas delante y que el tiempo de espera para atenderle es de media hora. El panel entretiene. Hasta que uno se da cuenta que no refleja la realidad. Que la media hora se convierte en dos y así. Pura fachada virtual.
Barcelona es la ciudad del Mobile World Congress, el mayor vivero tecnológico peninsular, semillero de la biomedicina, donde fluye el e-commerce y en la que el que no sabe qué hacer, se inventa una app. Si es de movilidad, mucho mejor… Hasta que uno se despierta por la mañana y le informan de que el centro de control de Renfe en Barcelona no funciona (otra vez). Sales a la calle, te tomas un café y percibes que todo el mundo tiene prisa por coger el coche. Saben que habrá más tráfico y que las rondas se colapsarán (aunque nadie se quejará, porque peor lo pasan los que están atrapados en las estaciones).
Las grandes ciudades son artefactos de gestión compleja. Gestionarlas a 700 kilómetros de distancia en materias como el ferrocarril e infraestructuras es una atraso. Es devolver la ciudad inteligente a la edad de piedra. Y eso no se resuelve con una app, sino con algo tan viejo como la política.
(Publicado en La Vanguardia el 22 de mayo del 2015)
Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s