Héroes por una noche

Ser emprendedor puede ser entretenido por un tiempo y a cierta edad. Comer pizza fría a diario, dormir cinco horas y hacerlo debajo de la mesa de la oficina debe de ser atractivo para los adolescentes. Como trabajar en Hollywood. Hoy ensayas delante del espejo, mañana grabas en tu canal de YouTube, y antes de lo que te imaginas ya empiezas a predicar en los medios. Ser emprendedor es como el rock & roll: todo el mundo aspira a ser héroe por una noche y a tocar la gloria.
Pero la realidad es muy diferente a la que percibimos. En según qué casos, ser emprendedor debe de ser una lata. Tienes que fijarte en detalles que antes despreciabas: cómo funcionan las nóminas, cuánto te cobran los bancos, dónde se esconden tus comerciales… ¡Qué cómodo y qué lejos queda el mundo de los ejecutivos y de los altos asalariados de las décadas de los 70 y 80, para los que la única preocupación era hacer exactamente lo que les pedían y esquivar los codazos a tiempo!
Pobres emprendedores, tanto esfuerzo y al final para morir (empresarialmente) antes de cinco años. Un informe de Shikhar Ghosh de Harvard citado por The Economist revela que la mitad de las start-up americanas (la crème de la crème ) no devuelve el capital invertido, y la mitad perecen en tan corto periodo.
Pensarán que se trata de un mal cultural, una manera de hacer de los californianos. Pero no, en Barcelona se ha podido comprobar en las últimas semanas cómo un cambio de algoritmo en el buscador Google despedazaba a Softonic justo cuando la prensa no especializada descubría esta tecnológica y la forzaba a hacer un ERE sólo seis meses después de haber contratado a un centenar de personas. Sin hablar de la mala vida que debe de llevar la cúpula financiera de eDreams, un buscador de viajes que tiene una cotización en bolsa que parece una montaña rusa, hipersensible a cada comentario que hacen los operadores.
No son excepciones. ¿Se acuerdan del chip prodigioso de Baolab Microsystems? Está en concurso de acreedores. Y en parecida situación se encuentran Oonair, Yuilo y alguna otra. Los expertos dicen que habrá más. Incluso en sectores más sufridos que el tecnológico. Porque, según como se mire, en tecnología basta con tener una idea y lo que queda es convencer a los inversores. Pero en biotecnología las cosas son más dramáticas: hay una idea para la cual se requiere un equipo científico que debe testarla a medio plazo en pacientes…
Lo único bueno de todo esto es que algunos lo consiguen. Los mercados que se rigen por el winner takes all (donde el ganador captura una parte importante de la recompensa, pero el resto se queda en la cuneta) deben de ser excitantes y te pueden hacer de oro. Pero ya me dirán qué tiene que ver todo esto con la economía. Y todavía más. Qué tiene que ver todo esto con crear empleo. Pero, en fin, es el mundo que nos ha tocado vivir.

(Publicado en La Vanguardia el 15 de noviembre de 2014)

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s