La abundancia frugal de Joan Vila

 

Joan Vila, ingeniero industrial por la UPC, experto en tecnología papelera y ahorro energético, acaba de publicar “La crisis des de la trinxera. Economia per a empresaris”. La trinchera de Joan Vila, en esta guerra que es la economía de hoy, es la fábrica en la que pone en práctica algunos de los conocimientos aprendidos en los últimos años, reforzados por una crisis profunda que ha dejado la sociedad exangue.

El libro parte de una reflexión que compartiría casi todo el mundo que cree en la economía productiva: “España vivió diez años de locura de crédito exclusivamente dedicado al inmobiliario. Se rompieron todos los mínimos de la ortodoxia, la que dice que una hipoteca sólo se puede utilizar para inversiones a largo plazo, nunca para financiar a corto un coche, un sofá o un viaje…”

El libro es, por tanto, un retorno a los básicos de la economía empresarial, a la productividad como fuente de la riqueza. Eso y también la descripción de los cambios que en los últimos veinte años han sacudido este mundo: la globalización y la internacionalización, la introducción de las nuevas tecnologías y la digitalización de las empresas, la subida de las materias primas, empezando por la energía, que es la madre de todas las materias…

Vila explica cómo ha cambiado el entorno de las empresas y cómo el desplazamiento de la manufactura en los países asiáticos ha hundido el poder adquisitivo de los asalariados en los países occidentales. Vila no le ve una solución fácil al problema. Pero cree que, de haberla, tardará y no será completa hasta la reindustrialización de Europa. Para alcanzarla, razona, hace falta una nueva cultura empresarial “alejada de la que estamos acostumbrados a través de la economía de la especulación. Una cultura que exige rigor, responsabilidad, compromiso y nuevos mecanismos de relaciones entre empresarios y trabajadores…” 

Como tantos otros gestores y propietarios de pequeñas y medianas empresas catalanas, Vila admira las políticas de austeridad. “Alemania es la gran defensora -explica-, de reducir lo que es superfluo en la nueva economía”.

Pero la originalidad de está en su capacidad para hacer confluir esa opción por la austeridad con la crítica del consumismo y el recurso a las nuevas técnicas energéticas para conseguir nuevos ahorros en un mundo que ha redescubierto la escasez. Un discurso que recuerda mucho a las críticas al despilfarro que tanto circularon en las décadas de los 60 y 70.

“Mi receta -le gusta decirr” es mirar las soluciones de los años 70 con los ojos de hoy”. En esta línea, El ingeniero señala que “la nueva sociedad será la de la abundancia frugal, la que tendrá de todo pero que deberá hacer un uso preciso, sin malgastar recursos, cosa que ya había hecho durante los años 60 y 70. Sabemos que se puede vivir bien sin consumir de forma gratuita y compulsiva”. Este es el camino de Joan Vila.

(Publicado en La Vanguardia el 23 de marzo de 2014)

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s