Unas gafas para comer

Hay empresas que saben anticiparse a los tiempos, qué haremos, cómo seremos, y eso lo da el oficio

Hay empresas que pueden caer más o menos simpáticas, pero que pueden dejarte perplejo por su capacidad de anticipación. Guissona quizás no inventara el low-cost, pero tuvo una clara percepción de hacia dónde iban los tiempos, de quiénes iban a ser sus clientes futuros y de qué y cómo iban a comer. Todo ello sin necesidad de consultar a un think tank. Capacidad de anticipación pero también de convicción: cuando los hombres de Jaume Alsina agotaron todo el cereal de Catalunya para abastecer sus granjas y empezaron a extender sus compras a Aragón y el sur de Francia, uno se sorprende de pensar hasta qué punto jugaban a lo grande. Son cosas que tienen que ver con el olfato, un sentido que en el mundo empresarial está menso reglado de lo que parece.

Enric Barba, que lleva años dedicado a la innovación a pie de fábrica recomienda que es bueno que las empresas tengan un CIO (chief innovation officer), una persona encargada de la innovación. Pero antes de llegar a eso, el olfato que cuenta es el del que está al frente de la empresa. Y en Catalunya esto lo da, la mayor parte de veces, el oficio.

Una sensación parecida a la que uno tiene con Guissona es la que se percibe cuando observa a Nostrum paseándose por los salones de la última edición del Barcelona Mobile World con sus Google Glass, con esas gafas que le permiten a uno leer el menú, último gadget tecnológico todavía por lanzar comercialmente. ¿En qué estará pensando Quirze Salomó, el fundador de la compañía?

El mundo de las nuevas tecnologías está gobernado por media docena de gigantes, grandes empresas que te cambian el entorno cada seis meses. E incluso algunas que pueden engullir un sector entero (basta pensar en las consecuencias que puede tener una plataforma como Airbnb en el sector hotelero). Después hay medio centenar de proveedores de calidad. Y finalmente, miles y miles de empresas pequeñas con productos que son tan vistosos como incomprensibles y algunos hasta inverosímiles.

Lo que es más difícil es encontrar empresas que sepan casar su negocio habitual -en Nostrum le llaman comidas caseras de sustitución- con las últimas innovaciones tecnológicas, en este caso con la colaboración de dos pequeñas empresas, Boira Digital y Soft forYou. Nostrum es también una de esas empresas que ha conectado con los cambios de un público urbano… y joven. Ahora prepara su desembarco en el mercado de las máquinas de vending, y las Google Glass son en realidad una invitación a usar el móvil, que será el artilugio que permitirá elegir, recoger y pagar tu comida sin hacer cola. Pero vendrán más cosas. Salomó habla ya de un brazalete con el cual controlar si te faltan o te sobran proteinas… Tantos cambios pueden provocar vértigo, pero ese vértigo es más cuando los cambios se te meten en las cosas más sencillas de cada día.

 

(Publicado en La Vangaurdia el 1 de marzo de 2014)

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s