Don de lenguas

El KDF ha sido durante años el foro más activo de la comunidad empresarial alemana; y el más diverso

Fue el 30 de enero del 2009. Josep Lluís Carod Rovira era entonces vicepresidente de la Generalitat. El auditorio, un centenar de personas convocadas en el salón Top del Princesa Sofía por el Kreis Deutschprachiger Führungskäfte, el Círculo de Directivos de Habla Alemana. Carod había pactado una rápida introducción en catalán para pasar después al castellano. No tuvo tiempo. Pese a empezar con una cita de Goethe que pretendía ser cómplice de un colectivo que se define por vínculos de lengua, media docena de personas amagaron con levantarse y abandonar el acto.

Albert Peters, entonces presidente, se levantó y calmó los ánimos con un “hablando se entiende la gente”. Carod abrevió en catalán y pasó al castellano. Pero la escena reveló una constante de las relaciones entre la comunidad empresarial alemana y Catalunya. La cuestión de la lengua. Alemania tiene aquí grandes multinacionales y toda una red de empresas consultoras, abogados y profesionales. Es una comunidad extensa y con una presencia larga en el tiempo. Una comunidad que fue especialmente “mimada”, por el más longevo de sus gobernantes, Jordi Pujol. Pero aun así, el catalán ha sido uno de los “ejes de fricción” para muchos empresarios que han identificado siempre el mercado español con una sola lengua. Hasta el punto de escenas tan irritantes como la mencionada.

Los intereses alemanes en España se vehiculan a través de la Cámara de Comercio Alemana (AHK). Pero el foro social más activo y concurrido, con capacidad de lobby durante muchos años, ha sido el KDF, creado en Barcelona hace tres décadas. El martes, Albert Peters, desde hace dos años expresidentes del KDF, se presentó en público como portavoz de una Declaración de Barcelona (suscrita por otros 55 ejecutivos) en la que habló de los peligros de la secesión y del miedo que tienen algunos a hablar en público. E hizo incluso una desafortunada mención al “peligro de los nacionalismos en Europa”. Por venir de donde viene. Él, que hace cuatro años había defendido el valor del diálogo, negó incluso la posibilidad del voto.

No fue una intervención afortunada, a juzgar por los comentarios de algunos miembros activos del KDF, organización que se ha desmarcado de la iniciativa. Catalunya ha entrado en un proceso que ha puesto nerviosas a las multinacionales en un aspecto relevante del proceso: la pertenencia a la Unión Europea en el caso de una hipotética secesión. Pero la comunidad empresarial alemana tampoco es inmune a su entorno. Por vínculos familiares. O porque, aunque se tienda a las fotos fijas, el roce hace el cariño (hay miembros del KDF que participaron en la Via Catalana del 11 de septiembre pasado). El KDF, que hoy preside el colombiano de raíz alemana Andres Gómez, siempre se ha declarado un foro independiente, abierto y diverso. Tanto como la realidad que lo circunda.

 

(Publicado en La Vanguardia el 15 de febrero de 2014)

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s