Una del Luis Garicano

“En España no se vive mejor… contrariamente al tópico más amado por todos los españoles, la vida en España es dura… Muchos españoles, particularmente jóvenes, no tienen empleo, aunque les gustaría trabajar. Otros tienen empleo, pero trabajan demasiadas horas y duermen demasiadas pocas. Las familias casi no pasan tiempo juntas…”

 Con descripciones como esas empieza “El Dilema de España”, último libro de Luis Garicano, en el que este economista recoge buena parte de las ideas que ha defendido en los últimos años. Algunos de esos comentarios pueden ser suscritos por ustedes. Pero leídos así en frío, y haciendo sólo un poquitín de abstracción, guardan cierta semejanza con los diarios de un disidente –pongamos que un Arthur Koestler- de vuelta de la Unión Soviética tras descubrir que el comunismo no era lo que creía.

La crisis del 2007 ha dado lugar a una literatura de la decepción que la tímida recuperación de estos días no consigue disipar. Decepción por las dificultades del capitalismo español para reformarse y homologarse con el de otros países europeos. Antes que Luis Garicano estuvo el libro de César Molinas, autor de otro título de parecidas resonancias, “¿Qué hacer con España?”. Con matices, ambos coinciden en el diagnóstico: el capitalismo español está secuestrado por una casta (unos le llaman Palco del Bernabeu, otros “capitalismo castizo”) que bloquea la modernización al dificultar la competencia.

La diferencia está, sin embargo, en el tono. Molinas dibuja un camino posible de reformas. Garicano, también. Pero lo tiñe de sombrías admoniciones. Para Molinas todavía estamos a tiempo. Para Garicano es casi una despedida. O bien España se convierte en la Dinamarca del sur o acabará en la Venezuela del norte. Y alerta del peligro de deslizarse en el estatismo y el populismo.

Conviene ponerse en antecedentes. Garicano es doctor en Economía por Chicago, catedrático por la London School of Economics. Estuvo en las quinielas para ministro de Economía del PP. Ha sido cofundador del blog “Nada es Gratis”, central en el debate público de los últimos años. Ha sido, finalmente, motor de Fedea, un think tank alimentado por el Banco de España con las aportaciones de las primeras empresas y bancos del país. Fedea,  con Garicano a la cabeza, ha sido de lo mejor de la academia puesta al servicio de un proyecto concreto.

Pero a la vista del resultado, es difícil sustraerse a la sensación de proyecto fallido. Difícil de imaginar una distancia tan grande entre aquellos que quieren pensar la política económica y lo que hace la derecha política. Léanse  el libro el mismo día en que Mariano Rajoy vende España en Estados Unidos, justo a la misma hora en la que los vecinos del Gamonal (en Burgos) le prenden fuego a la última barricada. Y erán cómo se les queda el cuerpo.

 (No publicado)

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s